Si nos ubicamos en aquellas películas de las primeras décadas del siglo pasado, podríamos traer a la mente esas imágenes de mujeres platicando, bromeando y pasando el día lavando la ropa en el río.

Ahora, nos montamos en una máquina del futuro, y ahora tenemos a una ama de casa haciendo las labores domésticas, entre ellas, utilizando su lavadora, ya sea sencilla, “estándar” o muy sofisticada.

Según la Profeco, “una vez que las casas tuvieron agua corriente, la ropa se comenzó a lavar dentro de ellas. Sin embargo, con el pasar del tiempo estos hábitos se han ido modificando.

“En la actualidad, la creciente participación de la mujer en el ámbito laboral, la construcción de los nuevos centros (masivos) habitacionales (pequeños espacios para ubicar lavadora y secadora), y la vida tan ajetreada que se lleva, se dispone de poco tiempo para las tareas domésticas, entre ellas el lavado de la ropa”.

A este caleidoscopio de factores que han hecho que la lavandería se haga una necesidad, se le pueden sumar una suma de razones que, si bien no son fundamentales, también podrían ser beneficios para echar mano de la lavandería.

Ahorras agua y luz

Aunque contratar el servicio de una lavandería se podría interpretar como un acto de pereza, o simplemente de personas adineradas, pocos piensan en el ahorro de recursos como agua y luz que resulta al no lavar la ropa en casa.
Según estadísticas, evitar lavar en casa puede ahorrarnos hasta 900 litros de agua. Mientras tanto, con base en una investigación del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía en España, se estima que “la lavadora ocupa el 8% del gasto energético total del hogar. Y si además se usa secadora, éste pasa a ser del 11%”.

Generas empleo

Sabemos que un factor para activar y reactivar la economía; desde local, hasta nacional, es generar empleo y apoyarnos los unos a los otros. Si das tu ropa a una lavandería, estás dando trabajo a alguien, y haciendo que incrementen sus ingresos, pues hay negocios que dan el servicio de planchado, y pagan por unidades a sus empleados.

Limpieza especializada

Tener tus prendas impecables es una cuestión, tanto de higiene, como de imagen personal. Esto se logra, la mayoría de veces, metiendo la ropa a una lavadora, dejándola secar y planchándola. Pero en otras ocasiones, aunque a simple vista no se note, es necesario desinfectar, aplicar algún componente, o simplemente hacer un lavado “a conciencia”. Esto únicamente se lograría en una máquina especializada, y más aún, con la gente específica para lograrlo. No eches en saco roto esta recomendación.

Puedes ahorrar dinero

Muchas personas evitan ir a una lavandería por los costos que ésta les representa. Incluso hay mitos que dicen que es bastante costoso. Lo que menos saben, es que contratar el servicio de lavado puede ser más barato de lo que se piensa; en primer lugar por el gasto de recursos, como ya arriba se ha explicado, y en segundo, por las promociones que muchas veces las lavanderías tienen. Es cuestión de estar atentos y seguramente podrás obtener más beneficios que dificultades al momento de confiar tus prendas a algún establecimiento.

Tienes mayor tiempo para ti

EL último consejo de por qué contratar a una lavandería, pero no por eso menos importante, es que dejar tu ropa con especialistas también es cuestión de salud, tanto física como mental. Al final de cuentas, te estás ahorrando muchísimo tiempo que bien puedes invertir en realizar esas actividades que tanto has deseado hacer, o simplemente relajarte y estar una tarde con tu familia tranquilamente viendo películas.